El Cementerio Argentino de Darwin, fue causa de disputas entre Argentina y Gran Bretaña desde el mismo momento en que finaliza la guerra en 1982.

Hoy, se erige recordando la persistencia de Gran Bretaña por llevar los restos al continente, y la resistencia de familiares y veteranos argentinos, porque sean conservados en suelo isleño. Argentina reclamaba que “no puede repatriarse, lo que ya descansa en su patria”.

Ubicado en las afueras del asentamiento de Darwin, es el lugar de descanso de 237 compatriotas, de los 649 argentinos perdieron la vida en las islas.

El 14 de Julio de 1999, gobiernos argentino y británico suscriben una Declaración Conjunta, donde entre otros puntos, acuerdan que el Cementerio Argentino sea permanente y la construcción de un Monumento a los Caídos en tierra isleña.

El Monumento que se puede ver actualmente, aprobado por la administración de las islas luego de varias modificaciones, fue un proyecto de los arquitectos Mónica Cordero de Berraz y Carlos D'Aprile, y fue elegido por veteranos de guerra y familiares de caídos.

 
 
 
Este Monumento, fue premoldeado en Argentina y trasladado a Darwin el 21 de Febrero de 2004 en un buque con bandera de Antigua y Barbuda. Se termina de emplazar el 8 de Abril del mismo año por una empresa británica en el archipiélago.

La obra, se realizó gracias a la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas, luego de años de negociaciones y, con un costo de aproximadamente un millón de dólares, fue financiada casi enteramente por el empresario argentino Eduardo Eurnekián.
 
Principal   Historia del Cementerio   Recorrido   Asentamiento Darwin   Caídos en Acción   Agradecimientos   Enlaces   Consultas
Webmaster | Copyright © 2006-2008 Petit-House | Condiciones de Uso